Archivo

viernes, 15 de mayo de 2020

El barbero, bajo la sombra alargada del crepúsculo siciliano, cerró el negocio, encendió un cigarrillo y esperó. Se le iba a caer el pelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario